Kongoh recupera la esencia del chocolate

Kongoh regresa a los orígenes del chocolate para recuperar su esencia y poder disfrutar de su sabor único y placentero. Lo auténtico es lo que vale hoy en día, y es por eso que Kongoh quiere que vivas nuevas experiencias con un producto que nos haga conectar de nuevo con las raíces de la vida.

Kongoh recupera la esencia del chocolate

Con la rutina del día a día, cargada de obligaciones, responsabilidades y estrés se nos olvida dedicarnos tiempo para relajarnos y  escucharnos a nosotros mismos. Una de las mejores maneras de hacer un parón y coger fuerzas para seguir es darse un buen placer, desconectar durante unos minutos, desaparecer…y qué mejor manera que hacerlo con chocolate.

Kongoh recupera la esencia del chocolate

Todos sentimos en nuestro interior la necesidad de tener ese momento único y solo para ti, un momento para pensar, soñar, imaginar, lo que a ti te apetezca, lo importante es que lo disfrutes y te sientas satisfecho y complacido. Kongoh te acerca a estas sensaciones con su chocolate y te hace volar a un mundo auténtico, libre y natural,  es una perfecta manera de compensar tu esfuerzo o simplemente  darte un merecido capricho.

Además de despertar tus sentidos y tu inspiración, somos una marca ligada a unos valores muy claros:

  • Somos expertos en chocolate y cacao, con una experiencia de más de 20 años trabajando en el mercado de bombones y chocolates a nivel nacional.
  • Somos artesanos especialistas, elaboramos auténtico chocolate belga en nuestro obrador de Barcelona.
  • Disponemos de un chocolate siempre fresco y a punto para el cliente.
  • Tenemos un producto exclusivo y con una gran variedad, con sabores originales y únicos.
  • Además la fusión y conexión de Kongoh con la naturaleza es muy notoria, viaja al origen del cacao siendo respetuoso con él. Su producto es 100% natural, sostenible y ecológico.

Kongoh recupera la esencia del chocolate

Todas estas cualidades son las que consiguen que se haga realidad esta experiencia emocional, esos momentos especiales que nos merecemos y que todos deberíamos introducir en nuestras rutinas, placeres que te trasladen a otra realidad durante unos instantes. Hay que añadir a la vida más chocolate.