Proceso de elaboración del chocolate

El chocolate es algo que gusta a casi todo el mundo, ya sea chocolate negro, con leche o blanco. Pero, ¿conocemos su origen y cómo se elabora? En Kongoh es algo que conocemos muy bien…

El chocolate es un derivado del fruto del árbol del cacao, las semillas que salen de este fruto son bastante insípidas y muy amargas, pero tras un largo y curioso proceso de elaboración se convierten en ese alimento que tanto nos gusta.

kongoh-semillas-cacao
En primer lugar hay que sacar las semillas del fruto del cacao y dejarlas fermentar durante un periodo entre 2 y 8 días. Una vez fermentadas, se tienen que expandir sobre una superficie para dejarlas secar y, así, al recibir el calor del sol, eliminan la humedad que puedan tener. Este proceso de secado puede durar 2 o 3 días.

Una vez hayan sido secadas, estarán listas para empaquetarlas y llevarlas a los distintos países fabricantes de chocolate donde finalizarán el proceso de elaboración.

elaboracion del chocolate

Este proceso de elaboración puede seguir distintos métodos o incluir distintos ingredientes, dependiendo del tipo de chocolate y la calidad que se quiera producir.

Al llegar las semillas a las fábricas, pasan por un tratamiento de limpieza, en el que se filtra cualquier elemento o suciedad que puedan tener.

Seguido a esto, se realiza el tostado de los granos. Éste se hace a unos 120 o 170ºC y su duración puede ser hasta una hora, dependiendo de las características de los granos. En este proceso ya va adquiriendo el aroma característico del chocolate.

Las semillas tostadas pasan por unos rodillos que las trituran en trozos pequeños llamados nibs. Éstos se colocan en moledoras que lo transforman en un líquido espeso llamado ‘licor de cacao’, que a pesar de llamarse licor, no tiene graduación alcohólica.

nibs cacao

A partir de aquí, este licor puede tener varios caminos. Uno de ellos es obtener la manteca de cacao, que es la grasa natural y comestible del cacao, necesaria para la elaboración de los diferentes chocolates.

El licor se prensa, para separar la pasta de la manteca de cacao. La manteca se obtiene de forma líquida, pero a temperatura ambiente se solidifica.

La otra parte, la pasta de cacao, se utilizará también para la elaboración del chocolate. Se tiene que pasar a estado líquido y tiene un sabor bastante amargo y ácido pero con un sabor más parecido al chocolate que conocemos.

A esto se le añadirá azúcar, leche y manteca de cacao (en el caso de chocolate con leche, por ejemplo), esta mezcla pasa por una máquina donde se eliminan los grumos y finalmente se refina durante algunas horas, según la calidad que vaya a tener el chocolate.

Por último, esta mezcla se vierte en unos moldes y se deja templar. En el proceso de templado se tienen en cuenta sobre todo 3 parámetros: tiempo, temperatura y movimiento. Hay que dejar reposar el chocolate durante un tiempo y una temperatura determinados y evitando cualquier movimiento, para que éste se consolide correctamente, no tenga imperfecciones y consiga un brillo perfecto. Después de esto ya estará listo para ser envasado y así pueda llegar a las personas para que podamos disfrutar de un buen chocolate.

En Kongoh contamos con la mejor materia prima para elaborar nuestros chocolates de forma artesanal en nuestro obrador de Barcelona y ofreceros así una experiencia y sabor únicos.

chocolate kongoh